René Escobar fiscalista comprometido con la sociedad

Cientos de niños han cumplido sus sueños y han salido adelante de enfermedades terminales como cáncer, VIH sida y fibrosis quística, gracias a los voluntarios y benefactores de Dr. Sonrisas, una organización mexicana que busca el bienestar de los niños y jóvenes enfermos a través de actividades, donaciones y eventos.

Gracias a la cooperación de voluntarios y empresarios, Dr. Sonrisas mantiene a flote sus actividades. Uno de los benefactores más estimados es, sin duda, René Escobar fiscalista, hombre de familia, deportista y empresario.

René Escobar y su empresa contribuyen de forma activa con la ONG desde hace poco más de dos años, y es una de las actividades más satisfactorias que lleva a cabo desde entonces. Y es que ver dibujada una sonrisa en el rostro de los niños tras ver cumplidos sus sueños, y poder hacer algo para que su recuperación sea más rápida y sencilla, simplemente llena los corazones de alegría por ayudar a los demás.

Dr. Sonrisas no sólo es un referente de alegría para los cientos de niños que apoya año con año, sino un factor de cambio en México. Gracias al compromiso ciudadano de voluntarios como René, la institución se ha establecido en más de 17 estados del país, logrando apoyar a más de tres mil niños, a través de una red de más de 22 hospitales y 30 asociaciones.

La idea de la institución es brindar un apoyo integral, no sólo al pequeño que se ve afectado por un padecimiento de este tipo, sino también a sus familiares, anímica y psicológicamente hablando.

Por esta razón, los voluntarios bien pueden contribuir donando dinero en efectivo, acompañando a los pequeños en salidas semanales, o ayudándoles en sus tareas para que no se retrasen en la escuela; también pueden acompañarlos en el “Día de la Sonrisa” que lleva a cabo la institución anualmente, por el Día del Niño; o bien, haciendo visitas a las casas de los niños para alegrarles el día, o aportando materiales y efectivo para cumplir los sueños que los pequeños más anhelan.

Orgullosamente, René y su compañía han podido contribuir en varios de los programas, desde aportar dinero, hasta organizar una pasarela en beneficio de la institución, para que más gente se una a la causa. En un país donde las afecciones congénitas y anomalías cromosómicas encabezan la lista de mortandad infantil, contribuciones como las de René son invaluables.

Hace falta más conciencia y sentido de responsabilidad social como, el que tiene el joven empresario. Sin duda alguna, con más emprendedores como él, México saldrá adelante fácilmente.