¿Qué y quién te inspira? René Escobar

René Escobar nos habla de quién es su ejemplo a seguir en la vida profesional y personal.

Desde nuestros padres hasta ese personaje de televisión famoso, las personas que admiramos muchas veces determinan la clase de personas que nos convertimos en nuestra vida adulta. La gente que nos inspira siembra sueños en nuestro corazón, mismos que se alimentan de logros y metas, hasta convertirnos en quienes somos actualmente.

Como reza el dicho, “dime con quién andas y te diré quién eres”, más allá de una simple proyección, las personas de las que nos rodeamos en la vida realmente son fuentes clave de nuestro crecimiento personal, por eso es importante saber rodearse de las personas correctas, pues bien pueden potenciar tu crecimiento o, todo lo contrario, hundirte en un barco con ellos.

Qué mejor que acercarnos a una persona que ha alcanzado y superado grandes logros, como el fiscalista René Escobar, un verdadero caso de éxito de la vida contemporánea. En la política, el deporte o el mundo empresarial, René Escobar sólo admira a aquellos que son “excelentes seres humanos”, integrales, que no sólo no se doblegan con facilidad, sino que también son una poderosa fuente de inspiración para la vida de los demás.

Como nos cuenta René, por ejemplo, él admira muy particularmente a Fernando Espinoza, empresario mexicano al frente de Farmacéutica Rimsa. ¿Por qué esto es importante? Pues bien, Fernando Espinoza ha tenido una larga carrera corporativa donde ha desarrollado grandes valores empresariales, pero, aún más importante, éstos han atravesado por sus valores morales personales y se han convertido en un ancla que sostiene a toda su empresa. Además, para René es muy admirable cómo Espinoza siempre ve por su gente, buscando el bienestar de sus empleados, y lo cercano que es a toda su familia, a pesar de las grandes cargas de trabajo que pueda tener.

Aunque parece simple, el hecho de admirar a un personaje de este talante, ha llevado a René a imitar el modelo profesional de Espinoza. Se trata de una persona no sólo íntegra, sino también solidaria y que, a pesar de todo, no pierde la noción de lo que es más importante para triunfar en la vida: la familia.

Desde luego, esto no sería posible si una buena educación desde casa, pues los valores familiares inculcados desde la cuna dictaminan en gran medida la clase de personas de las que nos rodeamos, y un entorno seguro y amable, siempre propiciará mejores relaciones inter e intrafamiliares. Como recuerda René, “Mis padres siempre me inculcaron que apoyara a mis hermanos, por encima de cualquier otra cosa. Estar allí siempre para mi hermano y hermana, siendo yo el mayor”.

De este modo, podemos entender que ese dicho mexicano tan popular no es en balde, y siempre que caiga en terreno fértil, podemos esperar a un joven o un niño capaz de enderezar su camino, o bien continuar hacia el éxito, gracias a las personas que admira y de las que se rodea.